sábado, 3 de enero de 2009

Bolaño fever... historia de mi propio caso

Como ya lo han relatado por ejemplo Roberto Gargarella en su blog y especialmente el blog de la revista mexicano - española Letras Libres, el libro del chileno - mexicano Roberto Bolaño ¨2666¨ se encuentra dentro de los 10 libros más vendidos en Estados Unidos. Este fénomeno no se presentaba desde los libros de García Márquez y Borges, ya que en el 2007 Bolaño también ocupó el top ten con ¨The Savage detectives¨ o mejor en castizo ¨Los detectives salvajes¨ (Anagrama, 1998) la obra cumbre del escritor chileno que murió hace casi seis años de problemas hepáticos, esperando un transplante de hígado.

Conocí los libros de Bolaño en España cuando realizaba el doctorado. En toda actividad acádemica resulta indispensable acompañar la lectura de los textos especializados con la lectura de novelas, esto especialmente en las ciencias sociales, en donde se convierte casi como en un ejercicio cotidiano, no solo para descansar la mente de la lectura especializada, en nuestros caso de textos jurídicos, sino también para escribir mejor. Una lectura eminentemente jurídica llevaría al jurista a escribir unos textos áridos y jartos que en nada contribuirían a la ¨ciencia legal¨ que debe ser atrevida y creativa.

Como les contaba, mientras hacía el doctorado leí a Bolaño por recomendación de los amigos de un taller literario que realicé en la Casa Encendida de Madrid con un gran novelista, el argentino Rodrigo Fresán. Los talleristas me recomendarón una y otra vez que ¨Los detectives¨ era el mejor libro del nuevo Boom de autores Anagramistas y exiliados en Cataluña encabezados por Bolaño, pero en donde también eran participes Vila - Matas y el mismo Fresán. Diego Salazar, un peruano que conocía los mejores libros de literatura anagramista, me recomendó también que leyerá al recientemente fallecido David Foster Wallace y a Richard Ford.

Compré los ¨Detectives Salvajes¨ en el Fnac de Callao y no paré de leerlo sino un mes después, a pesar de su volumen. ¿Qué fue lo que me gustó del libro? en verdad no lo sé, se trata de una comunidad de poetas (Arturo Belano, Ulises Lima y Juan García Madero) que viven en México y que estan tras las huellas de la poetisa Césarea Tinajero.

Las primeras cien páginas son increíbles es un viaje introspectivo al Distrito Federal con sus colonias, especialmente la Condesa, y calles, especialmente la Bucarelli. También viaja uno por los bares y cafés literarios de un México ya extinto de los años setentas u ochentas, con sus rancheras, tequilas y riñas. Pero ¨Los detectives¨ es un viaje a la literatura y a la poesía. Los poetas se nombran innumerables veces dejándolo a uno lelo de tanta erudición.

Después vienen los viajes, y allí el libro le puedo uno dejar de gustar. Los detectives viajan por Israel, Nicaragua, Francia, Barcelona, Austria, Roma, Angola, San Diego, Madrid, Mallorca y Sierra Leona. La historia más o menos se diluye pero continua en todo caso la erudición de las primeras páginas en materia literaria. Finalmente uno termina el libro diciendo !Guau! pero al final no sabe porqué. Será por el sinsabor del exilio que relata Bolaño, por el recuerdo de la osadía de la juventud que todos vivimos y añoramos y que se refleja en los detectives, será por los viajes urbanos o por los viajes continuos hacia la caverna de una literatura olvidada. No se sabe... Poco después va uno olvidando ¨Los detectives¨, y ya no se acuerda de porque le gustó, al menos me pasó a mí, no se si por el Alzheimer que ya empieza a dar señales. Sin embargo, si uno tiene en la estantería a ¨Los Detectives¨, mira el libro con respeto y admiración porque lo recuerda como una gran obra.

Según los especialistas de wikipedia ¨Los detectives salvajes¨es una libro que tiene muchos aspectos autobiográficos, en donde Arturo Belano será el mismo Bolaño, que representa parte de su vida en sus inicios como poeta y escritos, en sus viajes, en su miseria del exilio y la soledad en donde se refuerza la idea del desarraigo. Por su parte, Ulises Lima, sería en la vida real el poeta mexicano amigo de Bolaño, Mario Santiago Papasquiaro. Ambos poetas tratarón de crear una nueva tendencia dentro de la poesía llamada el infrarrealismo. Papasquiaro a pesar del Boom de Roberto Bolaño no ha llegado a ser conocido todavía.

Continué leyendo los libros de Bolaño en España y a mi regresó a Bogotá. Me gustarón mucho los cuentos y las conferencias del ¨Gaucho insufrible¨(Anagrama, 2003) aunque si me preguntan ahora de qué se trata no podría decirles nada. También, me parece, que disfrute de algunos de los relatos de ¨Putas asesinas¨ (Anagrama, 2001) que a pesar del buen título escogido por el autor, hay que subrayar que Bolaño titulaba sus libros de manera magistral, y la foto inolvidable por su erotismo de látex de la portada, tampoco me acuerdo de ninguno de los relatos. Me acuerdo sólo que me gustó menos que ¨El Gaucho¨, obra última que tiene algunos guiños borgianos, especialmente del Borges de ¨Funes el memorioso¨.

Como no soy Funes ni muchos menos soy memorioso, tampoco me acuerdo mucho de un libro más bien erótico titulado ¨Amberes¨ (Anagrama, 2002) que tiene una estupenda foto Anagramista de una señora en posición del misionero con nalgas al aire sacada de una fotos porno de los años veinte. Este es un cuento corto, en donde se mezcla poesía y prosa, o más bien es una prosa poética de carácter erótico, olvide el resto de la historia. La primera obra de Bolaño de carácter narrativo es la ¨Literatura nazi en América¨ (Seix Barral, 1996) un chistoso e ingenioso libro, en donde alfabéticamente y por medio de familias, se nombran los supuestos autores de literatura nazi en América. Lo leí y me reí pero al final quería que se acabara. No se si me leí también "Llamadas telefónicas", publicada por Anagrama en 1997, la memoria me falla.

Compré, pero quede en la mitad del relato de¨Nocturno en Chile¨ (Anagrama, 2000), una novelita corta que creo que algo tiene que ver con el Opus Dei y ¨2666¨ (Anagrama, 2004), la monumental obra de Bolaño, que ahora es top ten en Estados Unidos.

Bolaño quería que este último libro fuera publicado en cinco partes para solventar el futuro económico de sus hijos ante su cercana muerte. Herralde el dueño de Anagrama e Ignacio Echavarría no respetaron la última voluntad de Bolaño y publicaron la obra en un solo volumen. Hasta ahora voy en la página 312 y no me dan ganas de retomarla, no me pasaba esto desde ¨El libro negro¨ de Orhan Pamuck, pero ahora se me ha convertido en una costumbre que he calificado para mis adentros de postmoderna para darme consuelo...dejar los libros sin terminar y continuar con otra lectura ocasional debe hacer parte de la hipertextualidad de que hablaba Genette, en todo caso como les vengo contando los libros se me olvidan al poco tiempo...

Tampoco leí los libros póstumos que se publicaron aprovechando el Boom de ¨Los Detectives" y la posterior muerte de Bolaño. Recomendé a un amigo un libro del autor chileno titulado ¨Pista de Hielo¨(Seix Barral, 1993) pero me dijo que no le había gustado. Posteriormente ví en las estanterías ¨La Universidad desconocida¨(Anagrama, 2007), "El secreto del mal" (Anagrama, 2007) y un texto de poesías titulado ¨tres¨ (El Acantilado, 2000) pero no las compré, mi Bolaño fever había pasado...

Links:

- Página de Roberto Bolaño en cibercultura.com (*No se asuste con el ruido de cormorán que se oye al abrir esta página
-
"Bolañomanía sin tíldes¨ - Manuel Rodriguez Rivero - El País (España), 12 de diciembre de 2008
- ¨Bolañomanía V: la paradoja de Roberto Bolaño¨ - Blog Alguna parte, Málaga (España)
- ¨Bolañomanía VI: Bolaño frente a Bolaño¨ - Blog Alguna parte, Málaga (España)
- Blog de Mariana Jaramillo "Los detectives salvajes de Bolaño¨

5 comentarios:

Martín Juárez Ferrer

Gonzalo,
me quedé pensando una cosa: los libros que se empiezan y no se terminan, también me paso con Pamuk. Me da cosita no terminar un libro, es como que va contra mis principios literófilos ja. Pienso que si hacés el esfuerzo, encontrás la recompensa. Pero no siempre pasa, lamentablemente (por ejemplo, eso me pasó con El Señor de las Moscas, de William Golding)...
te mando un abrazo,
martín
PS: ya voy a leer un poco de bolaño, me dio curiosidad desde que lei el post de RG sobre él...

Gonzalo Ramirez Cleves

Martín abrazos.. No terminar un libro al principio parecia una cosa grave. Sin embargo a veces la disciplina no es tan férrea y se queda uno por el camino... Yo al menos trato de llegar a finalizar un capítulo para retomar de nuevo el libro... Con el 2666 la cosa además es psicológica porque como el libro es tan gordo la pereza de solo volver a cargarlo se suma a la pereza de volver a retomarlo.. abrá que cojer el cuchillo y empezar a cortar el dichoso libro que Bolaño quería que se vendierán por separado... En Bogotá ya no se consiguen los detectives no se si Bns Aires pasé lo mismo, Gargarella informaba que era dificil... Sin embargo, hay que leerlo.. no hay de otra

Gracias por el comentario
Gonzalo

DS

Gonzalo, soy Diego Salazar desde Madrid. Un abrazo y este link: http://www.elcomercio.com.pe/Edicionimpresa/Html/2009-01-11/la-leyenda-roberto-bolano.html

Gonzalo Andres

Gracias Diego por el mensajito y el link que sorpresa, qué andas haciendo... cómo va la escritura... ví algunas reseñas tuyas en Letras Libres... Saludos y abrazos

Gonzalo

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres dejar un comentario?