sábado, 26 de marzo de 2011

Colapso del Sistema Penal Acusatorio: Está mal concebido el Código de Procedimiento Penal?

El Sistema Penal Acusatorio es el nombre que recibe el sistema procedimental penal adoptado por Colombia en el año 2005 para darle celeridad a las denuncias de delitos en el país. Algunos dicen que fue uno de las condiciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos para poder desembolsar el dinero del Plan Colombia, y que por eso es una copia del sistema penal estadounidense. Pero a pesar de apenas llevar 6 años en funcionamiento, ya genera polémicas enormes.

Hace poco leí en el diario La República una columna de opinión sobre el fracaso del Sistema Penal Acusatorio en Colombia cuyo autor finalizó con una frase, completamente descabellada para un abogado en ejercicio, que aludía a que en materia penal todo tiempo pasado fue mejor. El autor dijo esto con base en todas las fallas que ha tenido el sistema desde que se implementó, y que fueron expuestas por el exvicefiscal Francisco Cintura.

(Fuente: El Espectador)
Si bien es cierto que el Sistema Penal Acusatorio (o sistema oral) presenta fallas inmensas que han permitido que la aplicación de la justicia en materia penal sea paupérrima y no logre los resultados esperados, decir que en materia penal todo tiempo pasado fue mejor es ignorar que el sistema antiguo era una completa falta de respeto para quienes tenían que verse obligados a recurrir a la justicia penal antes del 2004. Sin embargo esta frase es interesante porque anima a evocar la historia del procedimiento penal colombiano. 

En efecto, desde el Decreto 409 de 1971 han habido cuatro códigos de procedimiento penal en Colombia (Decreto 50 DE 1987, Decreto 2700 DE 1991, LEY 600 DE 2000 y la Ley 906 de 2004), cada uno con un enfoque diferente y cada uno concebido para acabar con la impunidad y la lentitud de la justicia en materia de derecho penal. En total, desde 1971 el país ha tenido cinco códigos de procedimiento penal y ninguno ha servido para solucionar los viejos problemas que han aquejado al país en esta materia: presupuesto, honestidad de los abogados litigantes y preparación de los funcionarios.

El primer problema es inherente a nuestra condición de país subdesarrollado pero también es un problema de política. En efecto, lo que el estado colombiano invierte en la justicia es poco, y siempre se le ha visto como un gasto innecesario y casi todo se va para cosas que si se consideran importantes (como el conflicto armado interno). El resultado de esto es una infraestructura inadecuada, unos funcionarios mal pagos y sobresaturados de trabajo, y condiciones de seguridad deficientes que impiden la debida aplicación de la justicia penal en Colombia.
El segundo problema, la honestidad de los abogados, es un problema cultural que se presenta en todas las esferas de la sociedad colombiana. No estoy diciendo que Colombia sea un país de corruptos y de hampones, pero mientras sigamos pensando que todo es valido para lograr el éxito financiero y profesional, seguirán existiendo abogados que harán lo imposible para que el cliente que les pague mas salga de la cárcel (así sea dilatando el proceso hasta que prescriba el delito o se venzan los términos) o que no harán nada en favor del cliente que no pueda costear los gastos procesales. 

El tercer problema, la preparación de los funcionarios, está relacionado con el primer problema. Aunque en este punto (y esto es percepción mía) hay que agregar la total indiferencia de los funcionarios que trabajan en la rama judicial por evitar que ese sistema no colapse. Es inexplicable por qué hay entidades que manejan un volumen mayor de procesos y funcionan más eficazmente que los juzgados penales.
En este orden de ideas, ¿está mal concebido el Código de Procedimiento Penal actual (Ley 906 de 2004)? La respuesta a este pregunta es un rotundo no. Pero es innegable que la entrada en vigencia apresurada de dicha ley son una piedra en el zapato que contribuye enormemente al colapso del sistema penal acusatorio, a pesar de ser completamente revolucionario (en el papel, mas no en su implementación) frente a los otros cuatro sistemas penales anteriores.

En resumen, el problema del actual sistema penal no se debe a la ley, se debe a viejos problemas que nunca fueron erradicados del panorama jurídico colombiano, y que hoy por hoy siguen causando estragos en la debida aplicación de justicia. Si cambiáramos la Ley 906 del 2004 ahora mismo, lo único que lograríamos sería ahondar mas esos problemas. 

En esta materia necesitamos las verdaderas soluciones que los abogados y los ciudadanos estamos esperando desde hace cuarenta años en materia penal, no los paños de agua tibia que siempre nos han vendido como grandes soluciones.

8 comentarios:

Francisco

Es cierto, el problema no son las leyes sino los hombres que aplican esas leyes, buen artículo, saludos.

ABovino

Me gustaría saber a qué denominan "sistema penal acusatorio". EN una paerte del texto parece equipararse a un procedimiento oral, y no creo que sea así.

Saludos,

AB

Juankmu

@Abovino. La ley 906 de 2004 es de hecho un sistema de procedimiento oral, similar al norteamericano. En youtube puedes encontrar grabaciones de las audiencias. Espero que esto te sirva de ayuda. suerte.

Gaviota

Soy de la postura contraria, aunque respeto la visión expuesta aquí. El sistema fue más o menos bien estructurado, pero no tuvo en cuenta la cultura del país en el que se iba aplicar. Eso, considero, ya hace que sea absolutamente fallido. Las fallas prácticas del sistema hacen que salvo una colosal inversión en dinero, sea absolutamente inviable.

Anónimo

Este sistema es un fracaso total. La violencia incontrolable causada por la escandalosa impunidad, son la prueba contundente de esta afirmación. Y qué fue del Juez en el proceso? Simple espectador de la injusticia, no es más un juez sino un árbitro, peor que eso, todavía éste tiene más atribuciones para investigar la verdad de la controversia. Hay que aceptar el fracaso para poder encontrar verdaderas soluciones.

ABovino

Estimado Anónimo:

¿Y qué querías que fuera, un inquisidor? En eso consiste el sistema acusatorio, pero como bien señala Gaviota, el éxito de una reforma acusatoria tiene que vencer grandes obstáculos.

En serio crees que un sistema inquisitivo no consagra la impunidad, hay miles de ejemplos.

Un conjunto de reglas no modifican la realidad; son las prácticas cotidianas de la justicia penal.

Nuestros países tiene 500 años de cultura inquisitiva.

Saludos,

AB

Anónimo

El Sietema Penal Acusatorio no funciona en Colombia, porque los zanganos Congresistas que elaboraron el mismo...solo buscaron que este Sistema les quedara como anillo al dedo para beneficio propio y de su circulo personal... y por ahi se colaron obviamente todos los demas delincuentes y Abogados repicando y haciendo misa..pues el Sistema lo permite...y ahora solo nos queda rasgarnos las vestiduras y a comer callados... y culpa de quien? de nosotros los electores...por idiotas!!

Norm

Cualquier sistema tiene que tener unos lineamientos claros pero en Colombia crean normas que nadie entiende

Publicar un comentario

¿Quieres dejar un comentario?