martes, 13 de octubre de 2009

Una idea... ¿loca?: nulidad de las leyes por vicios en la formación de la voluntad legislativa

Del culebrón político-legislativo que pudimos disfrutar en las últimas semanas alrededor del tratamiento del proyecto de Ley de medios no he querido ocuparme por muchas razones. La principal es que se ha dicho tanto, que no creo haber tenido nada realmente interesante para agregar, más allá de lamentar su aprobación express y despotricar contra la descomunal sarta de huevadas que han dicho tanto sus detractores como sus defensores, pero muy particularmente éstos últimos.

Pero para despotricar a lo bestia me quedo en casa o aprovecho la sesión semanal de terapia, y no me tomo la molestia de escribir en el blog, a menos que considere que la andanada de improperios puede resultar mínimamente divertida. Y éste no era el caso.

Sin embargo, una vez promulgado el proyecto en cuestión es de esperarse un aluvión de reclamos tribunalicios (aunque uno nunca sabe, en este país muchas veces los afectados por normas similares optan por hacer pucheritos en el rincón), por lo que me puse a pensar un poco cuales podrían ser los argumentos de eventuales demandantes, aunque más no sea para confirmar que mi cerebro no puede dejar de funcionar como el de un abogado litigante, pese a que litigue poco y nada (yo, no mi cerebro). Y ahí me surgió una idea interesante, que por ahí al lector le pueda parecer una burrada, pero que me parece tiene la virtud de poder elevarse a un plano de generalización que permita pensarla no para el caso concreto, sino como un argumento para desarrollarlo un poco para un número indeterminado de casos que presenten ciertas características.

El tema lo planteó al pasar, como quien no quiere la cosa, algún legislador opositor en medio del desprolijo tratamiento del famoso proyecto y es el siguiente: ¿puede plantearse la nulidad de una ley por vicios formales en el proceso que lleva a la conformación de la voluntad legislativa?

Para que se entienda lo que quiero decir, no me refiero a casos donde una ley es inconstitucional por su contenido (por cualquiera de las causales conocidas), sino a declararla nula por vicios en el procedimiento legislativo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres dejar un comentario?