jueves, 14 de mayo de 2009

Principio de precaución o el triángulo de las bermudas. Un debate México-Colombia vía Francia.

Reseña exprés de un debate exprés. El colega blawger Francisco Barbosa (margen cultural) escribió en su blog un post llamado: ¿Y qué espera el gobierno colombiano frente a la gripe? e iba más o menos así:

Siguiendo las noticias a propósito de la gripe A N1H1 sorprende la forma como el gobierno colombiano protege a su población. Las declaraciones cantinflescas del alcalde de Bogotá, Samuel Moreno y del Ministro de Salud, Diego Palacio son tranquilizadoras, siempre y cuando existiera suficiente reserva de medicamentos. La medicina existente en Colombia no responde a una población de 45.000,000 de habitantes. Como lo dije en el post anterior, debe suspenderse los vuelos de y hacia méjico hasta tanto el país reciba un stock importante de Tamiflux. Colombia no es un país desarrollado y las muertes por esa gripe se mostrará muy agresiva en los países subdesarrollados como se ha demostrado en Méjico, no por la gravedad de la gripe, sino por la deplorable atención médica.
Véase columna:
María Jimena Duzan
en la Revista Semana
http://www.semana.com/noticias-opinion/peligros-mediocridad/123517.aspx

Andando en estos asuntos de la blogueada, desde México (Miguel Pulido, dijoellicenciado.blogspot.com) le contestamos así:
Con calma querido Francisco. La noción de protección también debe estar sujeta a otras medidas de ponderación. Hoy día en México la discusión sobre quiénes mueren a causa de la gripe en efecto refleja que el virus es potecialmente mortal, pero se vuelve efectivamente mortal gracias al subdesarrollo.
Cancelar vuelos puede parecer una medida prudencial razonable. No lo es si consideras que: los flujos migratorios no sólo viven de aviones; que el virus está en todo el mundo (hay más casos en Estados Unidos que en México); las redes de movilidad humana trascienden una sola ruta áerea; las afectaciones económicas, comerciales, sociales y culturales que tiene la cancelación de vuelos genera efectos aún más negativos que el supuesto control de la epidemia (para empezar, profundiza la pobreza); distrae el foco de las medidas de atención que deben tomarse frente a los casos.

Ejerciendo el derecho al disenso entre bloggers, tu medida me recuerda a la madre que creía que si no dejaba salir a su hijo a la calle él chico estaría más seguro. No revisó que había cuchillos y sustancias tóxicas a la mano. El niño murió en su propia casa.
Nos reviró asá:

Querido Miguel, gracias por el comentario.Sobre lo que planteas debo decir que la medida de impedir el aterrizaje de aviones tiene todo el sentido por la imposibilidad que tiene Colombia de soportar una emergencia sanitaria. La decisión es consecuente con el "principio de precausión".

Una medida de restricción es proporcional al bien jurídico que se protege. El hecho que existan consencuencias económicas, comerciales y sociales no impide que un país no pueda tomar medidas como estas para evitar una pandemia en su población. Incluso la decisión estaría conforme con el nivel de alerta determinado por la OMS y sería parcial.


Frente al ejemplo que planteaste habría que decir que a pesar del riesgo que afronta el hijo en su casa con cuchillos y sustancias tóxicas, éste sería menor que aquel que encontraría en la calle, si en ella se desarrolla una guerra civil o una pandemia. Tan es así que en gran parte de las grandes ciudades no se puede circular por ciertas calles por el riesgo que esto implica. El hecho de quedarse en casa, siempre será una manera de evitar un riesgo mayor.

Un saludo
Francisco
Ya en la necia le dijimos que:

Francisco,

En verdad, muchas gracias por responder. Honrando el oficio de blawgger. Por partes. Insisto, a la fecha que escribiste tu post, debías pedir la suspensión de vuelos de otros dos países además de México, uno de ellos con más flujo aéreo y más casos de influenza: Estados Unidos.

Dos, no es cierto que el grado de alerta de la OMS sugiriera el corte del tráfico migratorio entre países. Todo lo contrario, te pido revises la página de la OMS y todos sus comunicados (creeme que yo lo he hecho).

Tres, el principio de precaución sólo funciona cuando se tiene información sobre lo que estás tratando de evitar y tienes claro qué puede causar aquello que pretendes evitar. Es una medida de ponderación entre valores en conflicto. Si no se hace así, es una falacia (la función gubernamental está retacada de ellas). Como lo dije desde el principio de mi comentario, la noción de protección está sujeta a medidas de ponderación (basadas preferentemente en razones e información). Tú ejercicio de argumentación no las tiene: es un prejuicio.

Saludos,

M.
Pero nos contestó:

Miguel, estoy de acuerdo contigo en que los vuelos de y hacia Estados Unidos también se debieron suspender. No es un prejuicio contra los mejicanos, ni contra Méjico, país al cual le tengo afecto. Lo único que planteo es que países como Colombia deben prepararse para problemas como este. Mi postura es simple: si el país tiene un stock de Tamiflux para enfrentar la pandemia o está preparado no se debe pensar en medidas de ninguna índole.

Ahora bien, efectivamente la OMS no ha planteado que se suspendan los vuelos hacia o desde Méjico, pero los países pueden hacerlo para poder hacerle frente a la crisis. El mundo desarrollado no tiene problemas de ninguna índole frente al tema. Un país como Francia tiene 40 millones de medicamentos para enfrenta la pandemia para una población de 60 millones. Colombia tiene 50,000 cajas de tamiflux para una población de 40 millones. Este dato de por si constata la necesidad de aplicación del principio de precaución en esta crísis, que existe, en la cual si es posible ponderar los valores en riesgo

Un abrazo desde Francia y gracias por el comentario,

Francisco
El asunto fue cogiendo fin más o menos así

Querido Francisco. Entiendo el tema de la precaución frente a la falta de medicamento y tus cifras son contudentes.

Con todo, tengo que confesarte que no me alcanza (la propia OMS ha dicho: una vez que el virus se ha esparcido fuera de las zonas donde se observan los primeros contagios -ojo, que no dice en donde surge-, es ya inútil cerrar fronteras e impedir el tránsito humano. Lo que debe hacerse es detectar, aislar y atender). Sin duda fue muy rico el intercambio.

Aprovecho el vuelo para decir que no era necesaria la aclaración de tu afecto a México. Cuando sugerí prejuicio no era en términos nacionalistas, sino en términos de discusión. A manera de cierre. ¿No crees que Gonzalo sugeriría subir esto a BI? ¿Cómo ves, lo cuelgo?

m.
Y cerró con esto:
Gracias por el intercambio, querido Miguel. Claro que si colgemoslo. Vale la pena. Un abrazo,

Francisco

4 comentarios:

Gaviota

Interesante debate el que plantearon. Por mi parte, solo poseo una crítica. Ambas posturas se encuentran sesgadas, y como tal, están teniendo en cuenta como "relevante" los puntos de vista propios. Por ejemplo, considero que, de una parte el hecho de que haya más casos confirmados en EE.UU. que en México no justifica por sí solo que la medida de restricción de vuelos, sea inadecuada. No considero que eso argumentativamente sea válido.

Por otra parte, considero que la postura de Francisco es un poco menos pasional, pues se fundamenta en cifras. Considero sin embargo, que tomar como punto de comparación a Francia puede no ser lo mejor, puesto que se tratan de dos "mundos" diferentes.

Considero que aplicar el principio de precaución es fundamental en estos asuntos, sobre todo, porque en Colombia el Ministro ha sido ampliamente reconocido por no servir para nada (al menos para nada en su cartera). Bajo ese entendido, el llamado es fundado. En cuanto a las medidas a aplicar, considero que Miguel acierta en que no es lógico restringir a Méxicanos y a norteamericanos no.

Por último, entendería que el tema de "páis al cual le tengo afecto" lo que significa es precisamente que no existe ningún contenido discriminador en el discurso de Francisco. Recordemos que los discursos tendenciosos pierden mucho valor argumentativo.

Mi recomendación, como dirían algunos profesores, sería la de concientizarse de los propios prejuicios valorativos, para poder llegar a conclusiones preponderantemente objetivas e imparciales. De todas formas, aplaudo el debate entre los dos, y mucho más, que lo compartan con nosotros.

Gonzalo Andres

Considero que estamos hartos de la gripa porcina... por favor que el cuento de la pandemia se acabe y que simplemente tomemos algunas medidas de precaución de carácter sanitariolavarse las manos, ir al médico si considera que tiene una gripe fuerte... No más miedo con la gripa cochina...

En serio, muy bueno el debate y gracias por subir el post

Carlos Loarca

Considero que cerrar las vías aéreas habría sido lo mejor en Colombia, Guatemala y otros países a los cuales nos han vulneralizado las potencias económicas y políticas, que gritan que no se prohiban los vuelos de sus empresas para evitar pérdidas. En este sentido, la OMS es un criterio pero no me parece que deba ser absoluto, tenemos todo el derecho conforme al criterio precautorio para tomar medidas drásticas al respecto.

Si bien es cierto que la aplicación del principio precautorio debe basarse en el criterio de proporcionalidad, también su base principal es la falta de información para tomar las mejores medidas, por ejemplo, falta de medicinas, falta de tecnología adecuada, falta de información, etc., es decir, más vale prevenir que lamentar.

La situación me parece seria, tanto el criterio de proporcionalidad de las medidas como la valoración del riesgo, es lo que nos permiten determinar si es prudente o no aplicar el principio precautorio, que a mi entender en Latinoamérica debe ser drástico. Eso nos permitirá una visión más de desarrollo local y no transnacional al servicio de las grandes potencias.

La discusión debiera centrarse no en la identificación de subjetivismos lo cual es inevitable, más bien, en la determinación de los criterios del contenido del principio precautorio para una discusión material en la aplicación del mismo.

Publicar un comentario

¿Quieres dejar un comentario?